Saltar apartados

Infinitos mitos clásicos

  • Aquel aire infinito de Lluïsa Cunillé.
  • Dirección: Paco Zarzoso;
  • Diseño e i luminación: Toni Sancho;
  • Intérpretes: Lola López y Toni Sancho,
  • Companyia Hongaresa de Teatre
  • Colegio Mayor (Universitat d'Alacant), 14/11/2013.

Infinitos mitos clásicos

Una crítica de Enrique Lomas

Lluïsa Cunillé, escritora dramática que acumula varios premios entre los cuales el premio Nacional de Teatro de Cataluña (2008) y el premio Nacional de Literatura Dramática (2010, justamente por esta obra). La también reconocida Companyia Hongaresa de Teatre. Y el séptimo día de la vigésimo primera edición de la ya consolidada Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos de Alicante. Con estas tres referencias como punto de partida, las expectativas sobre la representación de la obra Aquel aire infinito (estrenada al 2003) eran muy grandes.

Cuatro escenas que tenían dos hilos conductores comunes: Ulises y la reflexión filosófica sobre el ser humano. Un texto cargado de apriorismos condicionados por la identificación de los personajes con suyos referentes griegos (Electra, Medea, Fedra y Antígona), pero sobre los cuales sólo existía alguna pequeña pincelada y que nos obligaba a descubrir nuevas motivaciones e inquietudes, a veces poco relacionadas con la tradición clásica y que dificultaba la identificación. Una interpretación cuidadosa y brillante de Lola López (con la diversidad de registros que requerían los cuatro personajes femeninos puestos en escena) y Toni Sancho (un Ulises atemporal) que transmitían a unos personajes conocidos (los referentes griegos) y nuevos a la vez.

Los claroscuros en la iluminación otorgaron un ambiente decadente y en sintonía con la voluntad de dificultar las reflexiones sobre los sentimientos y los actos humanos, unos juegos que tenían un lugar mucho más importando que el cromatismo lumínico, a nuestro parecer, irrelevante y poco intenso. Esta idea de los claroscuros se veía reforzada con el negro de los vestuarios y del espacio escénico, sobres los dos, que incidían sobre la pena que pesaba sobre los personajes en una apuesta por la introspección.

En cuanto a la música, se eligieron los primeros versos de la canción "Y yo qué culpa tengo", del cantaor barcelonés Miguel Poveda, cuya letra incide igualmente en reforzar la dureza de la vida de los personajes. En cambio, los sonidos de ambiente fueron reemplazados por unas didascalias escritas en una proyección, prescindibles para estar incorporadas en las declamaciones de los actores.

Como es habitual en la dramaturgia de Cunillé, la importancia del texto es absoluta. Se construye con delicadeza, a veces de una enorme sonoridad poética, que nos trae a descubrir la condición humana en una ciudad deshumanizada que toma algunos mitos griegos como excusa para hablar del ser humano actual. Y este es, sin duda, el gran mérito de esta obra.

Attached file: Aquel aire infinito-2651IMG_2107


VEU - Cultural Magazine of the University of Alicante


Revista Cultural VEU
Secretariado de Promoción Cultural y Lingüística
Universidad de Alicante
Carretera San Vicente s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 9593

Fax: (+34) 96 590 3464

Twitter: https://twitter.com/culturaenlaua

Facebook: http://facebook.com/culturaenlaua

For further information: informacio@ua.es, and for enquiries on this web server: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464