Saltar apartados

Cata de versos

El gust és nostre de La Fornal d’Espectacles.
Producción ejecutiva: Joana Serra.
Interpretación: Joan Gomila, Cesc Montané, Kiko Barrenengoa.
Dirección: Andrea Cruz.
Vestuario y espacio escénico: La Fornal d’Espectacles.
Vídeo y fotografía: Nou espai.
Diseño gráfico: Impremta Leo.

25 de febrero de 2015, en el Colegio Mayor de la Universidad de Alicante

"Cata de versos", por Alberto Albert Alonso


El pasado miércoles 25 de febrero el Colegio Mayor de la Universidad de Alicante recibió en el salón de actos a La fornal d’espectacles con la sugerente propuesta de El gust és nostre. La compañía balear La fornal, dirigida por Joan Gomila, lleva subiéndose a las tablas desde el año 2003 con el progresivo reconocimiento de premios y menciones en un ámbito autonómico. Realizan montajes teatrales para un público infantil y adulto.

En esta ocasión se atreven con una puesta en escena que comulga con la interrelación de las artes. Poesía, música y teatro se proponen en el menú de la obra. En efecto, el propio panfleto presenta las características de un menú culinario. La originalidad y la sorpresa serán los ingredientes fundamentales de este montaje teatral. Es una recepción placentera para con el público, un recibimiento propio de unos anfitriones con sentido y sentimiento de artistas. Todo lo dice ya el propio título: El gust és nostre. Desde el primer momento, el montaje teatral propone la unión o reunión entre música y poesía al lado de una reivindicación de la cultura autóctona.

La obra se va hilando mediante una selección de versos de distintos poetas en lengua catalana (exceptuando a Rainer Maria Rilke) y, principalmente, en torno al amor: Miquel Àngel Riera, Joan Margarit, J. V. Foix, Bernat Nadal, Blai Bonet, Hilari de Cara, Joan Salvat-Papasseit, Vicent Andrés Estellés, Agustí Bartrà, Ovidi Montllor, Guillem d’Efak, Jaume Santandreu, Damià Huguet, Joan Gomila y recopilaciones del “cançoner popular”. La intertextualidad es el motivo nuclear de la obra. La fuerza sorpresiva la lleva esta cata, degustación o menú “de la terreta” en detrimento de una trama argumental sólida.

A través de una serie de versos de cada una de estas figuras y con acompañamiento musical la obra va dando buena cuenta de lo sensible y de lo sensitivo. La duración de cada interpretación versal se ajusta a las dimensiones de cada plato en el menú “casolà”: el actor Joan Gomila (el chef) se entretiene en los versos según va avanzando la obra, de modo que en “aperitiu” y “tapes i entrants” la interpretación de los versos es más ligera hasta llegar a “plat de la carn”, “productes de la terra” y “postres”.

En El gust és nostre funciona correctamente la coordinación entre Joan Gomila y los intérpretes de saxofón, guitarra, percusión y violín. Si bien la música en escena es fundamental para la ambientación de la interpretación de los versos, también lo son los logrados efectos de sonido que generan eco de voces, melodías y objetos teatrales. Con estas reiteraciones acústicas se insta al público a sentirse envuelto en palabra y poesía (reunidas desde sus comunes orígenes) y a la memorización de versos.

El vestuario y el espacio escénico parecen recrear un salón-comedor con vistas a la cocina del restaurante. Los tres intérpretes están bien caracterizados como chef y sommeliers. En el escenario se van mostrando y activando objetos cotidianos y utensilios de cocina, lo cual presenta, por un lado, al poeta en creación como si se tratara de un artesano y, por otro lado, la democratización de la poesía, la que debe ir en vaqueros y bajarse del Olimpo. No obstante, quedan en escena algunos objetos que no son utilizados y que distraen la atención del espectador.

La iluminación refuerza el clímax de los versos interpretados con todo un juego de luces coordinado con los instrumentos y la dicción de Joan Gomila, que logra convencer con su actuación al demostrar un correcto dominio del cuerpo y reencarnar con él los versos interpretados.

El gust és nostre propone una revisión de textos poéticos en lengua catalana a través de su interpretación actoral y musical. El marco escénico se entiende desde el convivium: el espectador asiste a un convite, a un banquete, en el que la estructura de la pieza teatral es un menú de degustación poética “casolana”.

Aplicando los presupuestos del filósofo del teatro Jorge Dubatti, esta obra da buena muestra del sentido más hondo del teatro: un convivio en el que cada uno es “compañero” del otro, es decir, ‘se come el mismo pan’. A esta cata de versos asisten juntos poetas, intérpretes y público; un público, no obstante, escaso, que no es síntoma de una puesta en escena fallida, sino de una despreocupación popular por la poesía y por el teatro.

VEU - Cultural Magazine of the University of Alicante


Revista Cultural VEU
Secretariado de Promoción Cultural y Lingüística
Universidad de Alicante
Carretera San Vicente s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 9593

Fax: (+34) 96 590 3464

Twitter: https://twitter.com/culturaenlaua

Facebook: http://facebook.com/culturaenlaua

For further information: informacio@ua.es, and for enquiries on this web server: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464