Saltar apartados
  • UA
  • veu.ua.es
  • Un western neoliberal. Crítica de El Crèdit, de Jorge Ruipérez

Un western neoliberal. Crítica de El Crèdit, de Jorge Ruipérez

El crèdit, de Jordi Galcerán.
Dirección: Sergi Belbel.
Intérpretes: Joan Miquel Reig y Tomàs Mestre;
Escenografía: Max Glaenzel;
Iluminación: Kiko Planas;
Espacio Sonoro: Jordi Bonet;
11 de noviembre de 2015. Paraninfo de la Universidad de Alicante

 

Un western neoliberal

Una crítica de Jorge Ruipérez Puentes


Todos hemos estado alguna vez en un banco. En esas ocasiones, uno se sorprende enfrentándose cara a cara a la matemática indiferencia con que se dirigen nuestros destinos  diariamente. Y, ante eso, ¿quién no ha fantaseado nunca con la posibilidad de urdir una pequeña venganza? Uno de los personajes de esta pieza lo hará, y no será tan pequeña. Así, nuestros dos protagonistas –el director de una sucursal bancaria y un individuo de la vilipendiada clase media, desesperado por conseguir un préstamo–, representando los dos polos opuestos de nuestra sociedad del capital y pertrechados únicamente con unos rifles peligrosamente cargados de argumentos y chantaje, se enfrentarán en un peculiar duelo dialéctico, no menos duro que los del lejano oeste, que solo podrá tener un único vencedor. Quién sabe, quizá esta idea del metafórico ajuste de cuentas fuera lo que llevó a Jordi Galcerán a escribir este jugoso texto que es El crèdit. No sería el primer dramaturgo que alega escribir para la reparación del agravio, aunque este se dé en términos estrictamente literarios.

En cualquier caso, la pieza del autor catalán no escapa de aquello a lo que nos tiene acostumbrados: la comedia de situación. Puede ser injusto no reseñar el innegable aire de crítica que sobrevuela la pieza; no obstante, no es lo principal del texto, sino que se trata de un recurso técnico, muy arraigado en la comedia actual, que utiliza ese poso de reflexión para articular la carcajada desde el pequeño conflicto cotidiano. Así, tensando esa situación al máximo, se añade algo de enredo y diálogos ágiles, logrando, finalmente, altas cotas de una comicidad que no abandona la lectura crítica. De esta inteligente ambivalencia resulta una fórmula que cuaja con éxito en el amplio público, por lo que no es de extrañar que los comediógrafos cultiven este modelo de forma recurrente. Quizá el caso más representativo  sea la autora francesa Yasmina Reza, que en Le Dieu du carnage –llevada al cine con fortuna por Roman Polanski–, una correctísima discusión entre los padres de dos niños deriva en el colmo de la embriaguez, el insulto y la guerra de sexos. Jordi Galcerán, en concomitancia con esta autora, gusta también de esta fórmula, que ya sostenía su célebre pieza El método Grönholm, que le valió un premio Max en el año 2005, y, por supuesto, que también sostiene El crèdit.  

Hay que destacar que el texto ya cuenta con tres producciones nacionales: la primera en catalán, dirigida por el también dramaturgo Sergi Belbel; la segunda, en castellano, dirigida por Gerardo Vera; y, finalmente, de nuevo en lengua catalana y dirigida por Belbel, aunque esta vez interpretada por los actores alicantinos Joan Miquel Reig y Tomàs Mestre. Esta última producción será la que nos ocupe, si bien no deja de ser una extensión de la primera producción catalana –no en vano, comparte con ella dirección, escenografía, espacio sonoro e iluminación.

Si comenzamos analizando el componente alicantino, los actores Joan Miquel Reig y Tomàs Mestre, habrá que subrayar una excesiva y constante preocupación por forzar la comicidad. En ocasiones, esto les lleva a un histrionismo irritante, a imitar –gesto por gesto– las interpretaciones de los actores catalanes o a impostar la voz, más atentos de encontrar el tono que pueda provocar la carcajada, que de perseguir con fe la acción dramática propuesta por Galcerán, que ya garantiza de por sí la risa.

En cuanto a los elementos importados de la producción catalana, destaca el acertado espacio escénico diseñado por Max Glaenzel, por el cual un gran soporte circular se sitúa en la parte superior de la escena, enmarcándola e iluminando a los protagonistas con una luz fija, realista, que solo se atenúa en las transiciones, tanto para realizar los mínimos cambios de escenografía, como para sugerir el paso del tiempo –momento en el que también entra en juego una secuencia rítmica y musical realizada con sonidos telefónicos, tonos, timbres, teclas, etc.–. Lo interesante de la escenografía es la forma en que el gran círculo superior sugiere la idea de un gran ojo que todo lo ve, imponente, que no deja de escudriñar las vidas de los dos pobres seres humanos que, abajo en la tierra, viven su historia. Es verdad que en el primer montaje catalán, la sala barcelonesa La Villaroel –que albergaba entonces la función– permitía la disposición circular del público alrededor de la escena, algo que no es posible en el escenario a la italiana del Paraninfo, lo que, aunque menos interesante, no desentona.    

En conclusión, el tercer montaje de El crèdit, de sabor alicantino, despliega todas las virtudes que contenía el primer montaje catalán, ya orquestado por Sergi Belbel, si bien parte de aquella frescura se pierde por el camino a nuestra ciudad. No obstante, siempre es de agradecer que en el marco de la Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos se nos acerque el texto de uno de nuestros mejores comediógrafos, como es Jordi Galcerán.



VEU - Cultural Magazine of the University of Alicante


Revista Cultural VEU
Secretariado de Promoción Cultural y Lingüística
Universidad de Alicante
Carretera San Vicente s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 9593

Fax: (+34) 96 590 3464

Twitter: https://twitter.com/culturaenlaua

Facebook: http://facebook.com/culturaenlaua

Google+: http://google.com/+Culturaenlaua

For further information: informacio@ua.es, and for enquiries on this web server: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464