Saltar apartados

ÉRASE UNA VEZ UNOS TRAMPOSOS...

FICHA TÉCNICA
TÍTULO: There was a crooked man…(El día de los tramposos)
ACTORES: Kirk Douglas, Henry Fonda, Hume Cronyn, Warren Oates
DIRECTOR: Joseph L. Mankiewicz
ESCRITOR: David Newman y Robert Benton
PRODUCTOR: C.O. Erickson y Joseph L. Mankiewicz
MÚSICA: Charles Strouse
FOTOGRAFÍA: Harry Stradling Jr.
MONTAJE: Gene Milford
E.E.U.U. 1970 Warner Bros. Pictures
DURACIÓN: 126’

Una crítica de Jose Manuel Payá





Un western, eso nos dicen que es esta película. Pero sería injusto limitarla solo a eso, pues la interpretación de los actores, el mordaz guión y el buen hacer de Mankiewicz en la dirección, entre otros, convierte a esta película en una constante sucesión de sorpresas.
Ciertamente posee todos los elementos básicos de los westerns más canónicos, esos áridos paisajes, esa fotografía de tonos ocres, atracos, personajes canallas, zooms y movimientos de cámara típicos del género y una banda sonora que termina de corroborar a qué tipo de película nos enfrentamos.
Pero en realidad, El día de los tramposos esconde algo más: tras todo el planteamiento de los elementos típicos del western, hay una provocativa historia enmarcada en los personajes de Kirk Douglas y Henry Fonda. Si el personaje de Douglas es encantador también es peligroso, mientras que si el personaje de Fonda (primero sheriff y luego alcaide) parece ser un incorruptible defensor de la ley, también esconde una parte oscura.
Esto se hace más evidente cuando los dos personajes se encuentran por primera vez, y en los sucesivos encuentros a los que asistimos vemos como ambos quedan irremediablemente marcados por el otro.
Tras la aparente simpatía del tema musical, se esconde una película que oculta niveles de crueldad insospechados y lo mismo sucede con el personaje de Douglas. La que parece va a ser una película entretenida y con tintes cómicos, pasa a convertirse en un espectáculo provocativo que hace plantearse al espectador los mismos límites morales que a sus protagonistas. En este sentido, el título en castellano no parece nada descabellado, puesto que la propia película es “tramposa” a la hora de ocultar su verdadera naturaleza.

Pasando al apartado técnico, decir que su factura es impecable. La composición de los planos está cuidada en todo momento, los movimientos de cámara, aunque aparentan inseguridad, están calculados al milímetro. La gran labor de fotografía de la película, a cargo de Harry Stradling Jr. se hace especialmente patente en la forma en que están filmadas las escenas de noche, lejos de la notoria, aunque nostálgica, Noche Americana.
Quizás alguien podría acusarla de falta de ritmo en algunas ocasiones, pero lo que realmente sucede es que uno no sabe a qué se enfrenta cuando está viendo esta película por vez primera y los constantes giros desubican a quien se deja engañar por el despreocupado tema principal, quedando estupefacto ante los inesperados toques de crueldad antes citados que surgen en los momentos más inesperados.

El guión es sencillamente una genialidad por la forma en que se aprovecha del género western para contar algo que va más allá y los actores dan veracidad a la historia con su magnífico trabajo, tanto principales, como secundarios. A este último respecto habrá quien ciertamente considere esta película como una historia coral, y, aunque debo confesar que en un principio así también la juzgué yo, una vez vista me decanto por pensar que es otra de esas magníficas “tretas” que la película de Mankiewicz nos ofrece para desviar la atención del verdadero propósito de la historia.
Si tuviese que criticar algo, diría que se abusa en exceso del tema principal “There was a crooked man…”, proveniente de una rima y posterior canción inglesa.

“There was a crooked man, and he walked a crooked mile.
He found a crooked sixpence against a crooked stile.
He bought a crooked cat, which caught a crooked mouse,
And they all lived together in a little crooked house”


Pero por otro lado, las distintas versiones que Charles Strouse nos va ofreciendo a lo largo del metraje (a partir de este tema), adecuándolo a la línea dramática de la historia, no solo hacen que esta canción encaje perfectamente en la trama, sino que sea imposible concebir la película sin ella.

En definitiva, El día de los tramposos es una película que contentará a los amantes del western más clásico y sorprenderá a aquellos que busquen algo más que un argumento típico, aquellos que gusten de salirse de lo convencional. Esta película es, sobre todo, para vosotros.

VEU Revista Cultural de la Universidad de Alicante


VEU Revista Cultural de la Universidad de Alicante
Secretariado de Promoción Cultural y Lingüística
Edif. Germán Bernácer
Universidad de Alicante
Carretera San Vicente s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 9593

Fax: (+34) 96 590 3464

Twitter: https://twitter.com/culturaenlaua

Facebook: http://facebook.com/culturaenlaua

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464