Saltar apartados

LA CRISIS DEL TEATRO SEGÚN SEXPEARE

Sexpearemente de Sexpeare.
Compañía teatral: Sexpeare.
Intérpretes: Santiago Molero y Rulo Pardo.
Coreografía: Ricardo Santana.
Colegio Mayor, Universidad de Alicante, 27/02/2013.

La crisis del teatro, según Sexpeare

Una crítica de Davide Mombelli

La compañía teatral Sexpeare presentó el pasado 27 de febrero en el Colegio Mayor de la Universidad de Alicante el espectáculo Sexpearemente. No es una casualidad que en el título esté incluido el nombre del dúo cómico compuesto por Santiago Molero y Rulo Pardo, ya que la pieza teatral es una especie de retrospectiva que nos muestra la historia de esta compañía, nacida hace dieciocho años en Madrid. El planteamiento y la elección de la materia narrativa podría, quizá, desconcertar un poco, si no fuese por el hecho de que Sexpearemente no se limita a ser una crónica de un escorzo de la vida de dos jóvenes actores, sino que pretende ofrecer una diagnosis del teatro español contemporáneo. La referencia a los recortes, a la vulgarización de la sociedad, a la decadencia de la cultura son, por tanto, obligatorias. Pero Santi y Rulo (éstos los nombres de los alter-ego ficcionales de los actores) tienen la delicadeza de no caer en la queja directa, y disfrazan el mensaje de fondo gracias a una comicidad inteligente y lúcida. En otras palabras: denuncian deleitando.

El espectáculo se presenta como “humor surrealista”. Por suerte, Santi y Rulo consiguen huir de la ya fácil retórica del “encuentro casual de una máquina de coser y un paraguas sobre una mesa de operaciones”: la comicidad del dúo se juega mayormente en un plano lingüístico, más que visual, aunque éste tenga su importancia en la escenificación. La invención léxica es extravagante pero nunca excesiva: calemboures, nonsense y chistes se alternan con un ritmo increíblemente sincopado al principio, y luego más distendido. Los dos saben hacer reír, y el público se lo agradece. Los personajes ironizan repetidamente sobre la “furgoneta” actual, término empleado para sustituir el irritante y cansino grecismo con el que se conoce la presente coyuntura económica y social (respetémosles y no pronunciemos la palabra tabú), recurso que les permite iniciar una serie de divertidas sustituciones de palabras.



Sexpearemente se abre con un brevísimo sketch, que, en la dinámica de la ficción, es la real obra teatral. Ésta dura poco más de diez minutos, en los que un extravagante librero, Ramón, intenta colocar en vano unos libros en una invisible estantería, para “poner en su sitio la cultura”, una tarea de titanes que no logra desanimar al impertérrito empleado. En esta improbable librería hace irrupción también García Lorca, personaje que da pie a una sucesión de divertidos gags.

Después de esta representación, Santi y Rulo se despojan de sus disfraces, presentándose como actores. Aparecen así detrás de un telón en miniatura (¿alusión a los recortes?) posicionado en el centro del escenario, tomándose realmente en serio lo del “teatro en el teatro”. Inicia, pues, la historia de su compañía, una pseudo-autobiografía que nos regala momentos verdaderamente muy cómicos, como una estrafalaria La casa de Bernarda Albañil o un Hamlet escenificado en cinco minutos. La brevedad es la característica común a todas estas representaciones, una cualidad que, sin embargo, los dos actores se olvidan cuando, en un exceso de auto-referencialidad, alargan quizá demasiado el relato de sus propias vidas (ficticias). La obra llega a flojear justo en las escenas conclusivas, puede que por el amontonamiento incesante, y algo compulsivo, de chistes y situaciones cómicas. Sin embargo, el final logra rescatar la última media hora de espectáculo. Éste se cierra circularmente: los dos actores, que vuelven a ser los personajes iniciales, abandonan la escena cruzando un simbólico mar gracias a un puente hecho de libros, una nota esperanzadora en un panorama que nos han pintado como apocalíptico.

Extraordinaria fue la interpretación tanto de Rulo como de Santi, aunque éste, hacia el final de la obra, acusó un poco el cansancio, puede que por el apabullante ritmo dramático.

En definitiva, esta pieza nos permite reírnos de nuestras propias desgracias: soltando una catártica carcajada, podemos reflexionar sobre el (mal) estado de la cultura actual, irónica y Sexpearemente.

VEU Revista cultural de la Universidad de Alicante


Revista Cultural VEU
Secretariado de Promoción Cultural y Lingüística
Universidad de Alicante
Carretera San Vicente s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 9593

Fax: (+34) 96 590 3464

Twitter: https://twitter.com/culturaenlaua

Facebook: http://facebook.com/culturaenlaua

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464