Saltar apartados
  • UA
  • veu.ua.es
  • Una divertida ginocracia: Las asambleístas de Aristófanes llegan a la UA

Una divertida ginocracia: Las asambleístas de Aristófanes llegan a la UA


Las asambleístas
de Aristófanes, Universidad de Alicante (20/05/2014).
Compañía: Aula de Teatro de la UA
Dirección y adaptación: Ricardo Arqueros.
Intérpretes: Nara Gómez, Daniela Mínguez, Tania Jiménez, Irina Sempere, Ángela Navarro, Fátima Rocamora, Chari Sansano, Marta García, Neus Fuster, David Pacheco, EnricPiera, Ramón Madrid, Nahuel Montoya.
Iluminación: Jordi Chicoy Mira.
Escenografía: Cosecosas.

Una divertida ginocracia: Las asambleístas de Aristófanes llegan a la UA

Una crítica de Davide Mombelli

Aristófanes es ya un habitué en las tablas alicantinas. Si hace año y medio el Aula de Teatro de la UA volvió a proponer Lisístrata, el pasado martes 20 de mayo estrenó, del mismo comediógrafo, Las asambleístas. Estas dos comedias, aparte de la autoría, tienen muchos elementos en común, tanto estilísticos (es obvio), como argumentales. En las dos son las mujeres las que “llevan los pantalones”: en Lisístrata, las atenienses evitan un conflicto entre polis convocando una huelga de sexo; en Las asembleístas, Paraxágora y sus compañeras, disfrazadas de hombres, logran que la asamblea apruebe unas medidas extraordinarias, por las que se transfiere a las mujeres el control de los asuntos de Estado. Éste es el inicio de la comedia, del que Aristófanes parte para hilar una narración dramática repleta de chistes y situaciones cómicas, jugados sobre todo en la explotación inteligente de los tópicos con los que se suelen describir las idiosincrasias de ambos sexos. Esta “ginocracia” es el resultado de la puesta en escena de un mundo al revés, dominado ya no por los corruptos políticos masculinos, sino por el buen sentido de las mujeres. El nuevo sistema social que ellas quieren implantar, lográndolo, es radicalmente diferente del anterior: se institucionaliza una comunidad de bienes, incluida la participación equitativa en las relaciones sexuales por parte de viejos y feos, tanto hombres como mujeres, asegurada por la legislación. Y éste parece ser el tema que más afecta a los ciudadanos, y sobre el que Aristófanes gasta sus mejores cartuchos humorísticos.

El director Ricardo Arqueros, quien se encargó también de la adaptación del texto original, quiso modernizar la obra. El telón de fondo ya no es el ágora de una polis, sino el moderno parlamento griego. En efecto, la acción se desplaza sólo cronológicamente, hasta los “convulsos” años 60 del siglo XX, decenio de profundos cambios sociales y en el que el feminismo cobra una pujanza y una visibilidad sin precedentes. La actualización funciona, como funcionan también los cambios lingüísticos y los anacronismos semánticos propuestos por Arqueros. Los chistes, así, se revitalizan, cosa que el público agradeció bastante.

En general, las actuaciones fueron bastante convincentes. Si bien la representación empezó un poco en la cuerda floja, enseguida los ritmos se hicieron más rápidos y sincopados, gracias también a la soltura (y a la habilidad, en algunos casos) de los actores, quienes, recordémoslo, son (casi) todos amateurs. Chapeau.

En cuanto a la iluminación, allí se han manifestado algunos problemas, por el hecho de que la representación tuvo lugar en abierto, en el paraninfo del Aulario II del campus, una elección loable y que sublima el concepto de “teatro universitario”: teatro hecho por universitarios justo en el corazón de la Universidad. Así, el espacio abierto (un verdadero anfiteatro) ocasionó una sugestión casi arqueológica y, a la vez, algún que otro contratiempo: gajes del en plein air. En efecto, la función se retrasó media hora, para que oscureciera más y los efectos lumínicos (campos de luces monocromas proyectados en un telón blanco) se percibieran en todo su esplendor. Puede que la espera no haya valido tanto la pena…

La elección de los temas musicales (Otis Redding, TheAnimals, Aretha Franklin, etc.) fue afortunada; menos, creo, la inserción de los mismos en la representación, ya que en varias ocasiones los bailes de los actores interrumpían abruptamente el ritmo dramático.

En definitiva, pese a los pequeños problemas técnicos, la función fue un éxito. El público se lo pasó muy bien y, os lo prometo, se rio varias veces a carcajadas: y esto es lo importante, sobre todo, huelga decirlo, en el caso de una comedia. Y este éxito es también prueba de que la facilidad con la que se pueden actualizar las obras de Aristófanes es asombrosa. Ello es mérito, en particular, del autor, que fue capaz de dar vida a unos personajes tipificados que sobreviven a la incuria del tiempo; pero también de la historia y de la incorregible actitud del hombre: corrupción había en la Antigua Grecia, políticos corruptos los hay hoy, y bastantes… En fin, en todas partes (y en todos los tiempos) cuecen habas.

VEU Revista cultural de la Universidad de Alicante


Revista Cultural VEU
Secretariado de Promoción Cultural y Lingüística
Universidad de Alicante
Carretera San Vicente s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 9593

Fax: (+34) 96 590 3464

Twitter: https://twitter.com/culturaenlaua

Facebook: http://facebook.com/culturaenlaua

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464