Saltar apartados

Esforzado Intento


Ifigenia de Eurípides.
Versión: Sara Nanpéh y Martín Bejarano. Teatro Balbo.
Intérpretes: Dioni Torres, Paco Crespo, M. Á. López-Cepero, Sara Nanpéh, Livia Tena, Gabriel Piñero, Fran Márquez.
Dirección José Pecho.
4 de julio. Parque Arqueológico L’Alcúdia.

ESFORZADO INTENTO

Una crítica de Virgilio Tortosa

La compañía independiente gaditana Balbo –nombre tomado de la ilustre familia reformadora de la antigua Gades romana- hizo los honores de abrir el II Festival de Teatro Clásico de La Alcudia. Para la ocasión llevaron al espacio central de las ruinas íberas de La Alcudia una versión de Ifigenia en Áulide, la tragedia que compusiera Eurípides en 409 a. C. y que se representara tres años más tarde, justo después de su muerte. La historia, clave en la mitología helena, se ubica en el momento de la partida de una expedición de guerreros aqueos hacia Troya para asediarla y vengar el rapto de Helena por parte del príncipe Paris, pero una prolongada ausencia de vientos impide a las naves partir del puerto de Áulide en el que la flota permanece paralizada para desespero de Agamenón, nombrado comandando en jefe del ejército por el rey afrentado y hermano, Menelao; un oráculo pronostica vientos favorable si su hija, Ifigenia, es sacrificada en honor a Artemisa. A lo cual, Agamenón sucumbe ante la presión y manda ir en busca de su hija bajo pretexto de ser casada con Aquiles. En torno a la hija de Agamenón y Clitemnestra gira la trama que le da título, bien que los devaneos mentales del rey de los aqueos y padre de Ifigenia le conviertan en figura central de la obra, por lo que bien pudiera haberse titulado tomando prestado su nombre y no el de la afrentada hija.

Limitaciones técnicas y profesionales dificultaron un eficiente seguimiento de la trama diseñada por el trágico griego hace veinticinco siglos. Entre las primeras, una ubicación que cuenta como escenario el foso principal de las ruinas íberas con gradas montadas a su alrededor exteriormente, por lo que una distancia considerable entre público y actores dificulta la proyección de la voz, tanto más si la posición inferior escénica supone un esfuerzo ímprobo que los micrófonos en parte consiguen paliar, pero el fallo de la técnica en muchos momentos afeó el espectáculo, además de que lo oportuno hubiera sido la viva voz actoral midiéndose con la noche ilicitana y sus espectadores allí congregados. De entre las limitaciones profesionales, una compañía que se vende como tal pero que cuenta con un casting equivocado en el que muchos actores no dan el perfil como es el llamativo caso de un afectado Aquiles. Una interpretación dispar a la que le falta garra y convicción, por ejemplo en un Agamenón excesivamente correcto pero con una Clitemnestra poderosa en el papel de sufrida esposa y madre. Los coros tampoco acaban de ser todo lo convincentes que debieran, afeados por los micros y una dicción no siempre a la altura. Así que a una interpretación plana le sigue una puesta en escena excesivamente estática, a la que su director no saca trazos dramáticos a sus por lo general planos actores. Falta convicción en el espectáculo, pero sobre todo credibilidad actoral en el conjunto, vaciando de sentido la acción de lo narrado y vida sobre el escenario. Por otra, la iluminación también resulta bastante estática, bien que el lugar no permita grandes alardes técnicos a ese respecto. Sí es resaltable la selección musical muy sutil en el desarrollo de la trama. El mayor problema es una versión que corta alas a un texto brillante en vericuetos de dicción y poda en exceso expectativas accionales. Una dirección actoral más exigente hubiera sacado más partido a la ubicación espacial y a la dicción actoral.

En resumidas cuentas, un esforzado espectáculo que lleva el sello de lo profesional pero que no cumple las expectativas de una compañía que se quiere tal. Así lo interpretaron los espectadores allí reunidos que aplaudieron fríamente una propuesta que no acabó calando, para más inri en una resolución final que dejó indiferente al auditorio.

Otro problema técnico no menor son unas gradas que impiden la visibilidad más allá de la tercera fila por lo pronunciado del foso donde se actúa. Sin duda, todos estos impedimentos deberán ser solventados si se quiere convertir este festival, en plena gestación, en una cita veraniega de referencia en la provincia, con mayor solvencia interpretativa es claro pero también en su factura total. La idea sin duda es buena, pero falta también llenar las gradas con espectadores que se sientan atraídos por acudir a un lugar tan atractivo para la representación al aire libre como La Alcudia y salir dispuestos a repetir, más allá del pequeño ágape romano con el que fuimos agasajados los espectadores. Por desgracia no contamos con un coso a orillas del mediterráneo como es el caso de Sagunto, pero lugares atractivos donde crear una oferta teatral de verano no faltan. Sin duda los cimientos están puestos pero falta imaginación para solventar escollos.

VEU Revista cultural de la Universidad de Alicante


Revista Cultural VEU
Secretariado de Promoción Cultural y Lingüística
Universidad de Alicante
Carretera San Vicente s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 9593

Fax: (+34) 96 590 3464

Twitter: https://twitter.com/culturaenlaua

Facebook: http://facebook.com/culturaenlaua

Google+: http://google.com/+Culturaenlaua

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464