Saltar apartados

Crítica de la obra 'Al galop'

Al Galop de Mark Hampton y Mary Louise Wilson.
Producción: Teatro Akadèmia.
Interpretación: Carme Elias.
Dramaturgia: Mark Hampton y Mary Louise Wilson.
Traducción: Joan Sellent.
Dirección: Guido Torlonia.
Voz de Yvonne: Elsa Peretti.
Escenografía: Ramon B. Ivars.
Vestuario: Andrés Andreu.
Iluminación: David Bofarull.
Caracterización: Eva Fernández.
Fotografía: David Ruano.
Joyas: Kenneth J. Lane.
Ayudante de dirección: Javier López.

Representada el 28 de noviembre en el Colegio Mayor de la Universidad de Alicante.

"Prête-à-raconter", crítica de Alberto Albert Alonso

El pasado 28 de noviembre el Colegio Mayor de la Universidad de Alicante tuvo el honor de recibir en su salón de actos a la actriz Carme Elias, ganadora del Premio Goya a la mejor interpretación femenina protagonista por su papel en la película Camino (2008). La actriz catalana posee un largo recorrido teatral, televisivo y cinematográfico. Esta vez se atreve con su primer monólogo al reencarnar a Diana Vreeland, la famosa editora de moda en Harper’s Bazaar y Vogue.

Una personalidad innovadora, titánica y sísmica quedó bien trazada por Carme Elias. La obra teatral Al Galop es una traducción realizada por Jordi Sellent del texto original, Full Galop, de Mark Hampton y Mary Louise Wilson. Teatre Akadèmia se atreve con este proyecto gracias al apoyo y a la financiación de Elsa Peretti Foundation. La modelo y diseñadora Elsa Peretti, su presidenta, pudo conocer en persona a Diana Vreeland. Fue iniciativa suya el llevar a escena esta obra.

La función se desarrolla con un monólogo interrumpido por un entreacto musical, cuando el personaje hace mutis por el foro. Carme Elias lleva el peso de la obra y se mueve con naturalidad. La actriz convence por su seguridad y por su captación del personaje que interpreta. La acción se desarrolla en el salón de la casa de Diana Vreeland. Prepara a la editora en su espacio confesional: Prête-à-raconter. En un momento de su vida profesional en el que los años y los nuevos tiempos ya le pesan, ella sigue esperando una gran oportunidad. Mientras se siente al galope en la carrera que no quiere abandonar, va revelando al público momentos episódicos de su pasado y, fruto de todo, su personalidad arrolladora, inmediata e hiperactiva.

La actriz se va apoyando intermitentemente en la escenografía para lograr una sobresaliente interpretación del monólogo. Va haciendo suyo ese salón de color rojo, llamativo, que recuerda a la tonalidad del telón teatral. Realiza un circuito repetido por el espacio escénico dando relevancia a determinados objetos que están en escena. Así, mantiene el ritmo de la obra. Se sirve, también, de las conversaciones con personajes que no están en escena: visitas, su secretaria Yvonne (a quien se oye a través del interfono) y las llamadas telefónicas. Todos estos procedimientos ayudan a la definición del personaje de Diana Vreeland.

Su vestuario no queda indiferente, pues se funde con la propia decoración del salón. Viste de colores rojos y negros, sobre los cuales llega a pronunciarse al señalar que el rojo es el color más intenso y despierto, y el negro es el más inaccesible y difícil de conseguir. La iluminación participa en ello al lograr la redefinición de las tonalidades de la escena y al focalizar la atención en el personaje durante los momentos dramáticos de mayor confidencialidad. La iluminación es también la encargada de centrar la atención en determinados objetos. Destaca la iluminación sobre un busto de hombre, paralela a la iluminación sobre el personaje cuando baila con su marido ausente.

Si hay un objeto clave en la escena, se trata del espejo del foro. Da sentido de profundidad al escenario, ayuda a la presentación del personaje desde todas las perspectivas, suple algunos momentos en los que la actriz (por exigencias del texto) da la espalda al público, y, sobre todo, sirve como proyector de los recuerdos de Diana Vreeland. La música atiende a la época, con lo cual recrea y ambienta.

El monólogo se desarrolla con claridad y frescura. Se trata de un ir al galope desde la introspección en el personaje de Diana Vreeland. El final de la obra es inconcluso: la famosa editora de moda atiende el teléfono mientras va sonando de nuevo la música ambiental y los focos se apagan. Este final despide el momento teatral al que el espectador ha podido asistir a través del interior de Diana Vreeland. A pesar de la escasa asistencia a la función, el patio de butacas agradeció con una sucesión de cuatro aplausos justificados la interpretación de Carme Elias de un monólogo vivo que se reservó algunos parlamentos para la interactuación con el público. Un monólogo a la altura de un logrado Prête-à-raconter.

VEU Revista cultural de la Universidad de Alicante


Revista Cultural VEU
Secretariado de Promoción Cultural y Lingüística
Universidad de Alicante
Carretera San Vicente s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 9593

Fax: (+34) 96 590 3464

Twitter: https://twitter.com/culturaenlaua

Facebook: http://facebook.com/culturaenlaua

Google+: http://google.com/+Culturaenlaua

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464