Saltar apartados
  • UA
  • veu.ua.es
  • En defensa de la estupefacción. Reseña de Jorge Ruipérez

En defensa de la estupefacción. Reseña de Jorge Ruipérez

Alicante, 23 de noviembre de 2016

Teatro de lo Instable Paraninfo 2016 1La exiliada, la negra, la puta, el caracol y la mística. Cía. Teatro de lo Inestable.

Dramaturgia y dirección: Maribel Bayona.
Intérpretes: Maribel Bayona, María José Guisado, Alejandra Mandli, Merce Tienda.
Cantante/espacio sonoro: Vickyleaks.
Texto: Maribel Bayona, María José Guisado, Anna Albaladejo, Pedro Lozano, Patricia Pardo.
Dirección y creación coreográfica: Santi de la Fuente.
Espacio escénico: Los Reyes del Mambo.
Iluminación: Diego Sánchez.                            
10 de noviembre de 2016. Paraninfo de la Universidad de Alicante

En defensa de la estupefacción

Por Jorge Ruipérez Puentes

La estupefacción no tiene por qué ser necesariamente un elemento negativo de juicio. Linda con la fascinación, y esta es una de las sensaciones más nobles que se puede despertar en el público. En ese sentido, La exiliada, la negra, la puta, el caracol y la mística nos deja estupefactos, nos fascina extraordinariamente.

En el marco de la Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos, los espectadores son diversos, tanto como las distintas estupefacciones: alumnos de instituto ríen en voz baja ante una obra de fuerte cariz físico, de creación, marcada constantemente por el vuelo de lo irracional; los señores y las señoras más doctos fruncen el ceño tratando de comprender cuál es la razón por la cual se levanta el telón y cuatro actrices comienzan una partitura de movimiento que, a ritmo de letanía, con la maravillosa voz de Vickyleaks, hace resonar la misma frase: “el centro, encuentra tu centro”. Desde el principio, desconcierto; pero seguimos, porque esta danza, quizá con una suavidad demasiado espaciada en el tiempo, va abriendo paso al texto. Todos respiramos algo más cómodos, aunque el texto no abandonará la fisicidad y, además, este será de naturaleza fragmentaria, una dramaturgia solo esbozada y todavía difícilmente penetrable.

Con todo, el espectáculo se asienta aquí, y una negra que no es negra inicia la narración de su encarcelamiento en una línea que progresivamente nos lleva a una mayor transparencia de las historias; continúan narrando una joven española que se exilia –y, maravilla, no puede pronunciar la letra “ñ”–, una mujer caracol que sueña con ser pájaro y una actriz porno en potencia. La cárcel de estos cuatro personajes femeninos es real y es imaginada, física y metafísica: unos finos hilos las rodean en un cuadrilátero, espacio de gran acierto escenográfico y lírico que en su indeterminación recuerda al relato que Kafka situaba a las puertas de la Ley, pudiendo de manera análoga incrustar en estos barrotes la palabra: Libertad. Los cuatro relatos son precisamente eso, una lucha contra la jaula que nos condena a la imposible libertad. Como una bella pintura en movimiento, actrices, música, danza, escenografía e iluminación cuajan en un espacio poético de fantástico calado.  

Sin embargo, maldita sea, cuando empezamos a captar la propuesta, cuando los adolescentes ya han enmudecido y el público docto se rasca menos la cabeza, nos vuelven a contrariar: la actriz María José Guisado, la puta, en el último relato ha salido del cuadrilátero. No solo eso, habla de su personaje como actriz y autora del texto que firma con otras tres escritoras y un escritor. Bajando al patio de butacas, es ella quien orienta la pieza hacia un final impregnado de impacto sensible, con una fuerza muy similar a la que debía hacer soñar a Lorca su teatro imposible. Las risas vuelven al rinconcillo de los jóvenes, pero ya no por falta de códigos para interpretar la escena, sino por la caída de la ficción; no lo saben, pero el espectáculo ha terminado de atraparlos. Hasta nuestros queridos doctos ríen, estallando en aplausos al caer el telón.

Dejando a un lado este pequeño juego a propósito del pasmo en el público –que ojalá ilustre sobre las sensaciones de la generalidad ante un teatro al que, desgraciadamente, estamos poco acostumbrados–, hablemos seriamente. Teatro de lo Inestable practica el nunca suficientemente agradecido, pero siempre necesario arte del riesgo. Con ligeros amaneramientos hacia la digresión y la ampulosidad, es innegable la torrencial delicadeza de este montaje lleno de estimulantes intersticios que van, como vasos comunicantes, retroalimentando la escena con distintos lenguajes teatrales, sensaciones e ideas. Hay que decir que, forzosamente, quienes asistimos a esta función tuvimos que perdernos el interesante montaje de Cuarta Pared Nada que perder, que a las 22.30 se desarrollaba en el Arniches –es conocida la fastidiosa aglomeración de obras que caracteriza la Muestra y que impide verlo todo–; sin embargo, sin duda, en esta ocasión ha merecido la pena. Agradecemos que en Alicante, aunque sea durante dos semanas, podamos embadurnarnos de estupefacción, de la fascinación que nos producen espectáculos de la talla de La exiliada, la negra, la puta, el caracol y la mística.    

Teatro de lo Instable Paraninfo 2016 4
Teatro de lo Instable Paraninfo 2016 2
Teatro de lo Instable Paraninfo 2016 1
Teatro de lo Instable Paraninfo 2016 3
Teatro de lo Instable Paraninfo 2016 5

 

VEU Revista cultural de la Universidad de Alicante


Revista Cultural VEU
Secretariado de Promoción Cultural y Lingüística
Universidad de Alicante
Carretera San Vicente s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 9593

Fax: (+34) 96 590 3464

Twitter: https://twitter.com/culturaenlaua

Facebook: http://facebook.com/culturaenlaua

Google+: http://google.com/+Culturaenlaua

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464