Saltar apartados
  • UA
  • veu.ua.es
  • Bendita inocencia. Una reseña de Jorge Ruip.. sobre Pluto, del Aula de Teatro de la UPUA

Bendita inocencia. Una reseña de Jorge Ruipérez sobre Pluto, del Aula de Teatro de la UPUA

Alicante, 16 de junio de 2017

Pluto, de Aristófanes. Aula de Teatro de la Universidad Permanente de la Universidad de Alicante (UPUA). Intérpretes: Antonio Boronat, Candy Moreno, Pepa Antón, Paco Palma, Pilar García-Pardo, Lola García, Manuel Serrato, María Mira, Ana Haligua, Encarnita Segarra, Rosa Ramos, Lucía Francisco, Eti Pascual, Loles Moreno, Roberto Sparano, Aurora Martínez, Ángeles Ceballos, Manuela Ayuso, Juan Cifuentes, Lidia Durá. Dramaturgia y dirección: Pascual Carbonell. Escenografía: Manuela Ayuso. Diseño de luces: Jordi Chicoy. Cartel y vestuario: Miguel A. Carrasco. Movimiento escénico: Mar Mira. 13 de junio de 2017. Paraninfo de la Universidad de Alicante.

 

 

Bendita inocencia

Por Jorge Ruipérez Puentes

Pobre Aristófanes. Si hubiera sabido que, tantos siglos después de escribir Pluto, la sensación de corruptela y decadencia que entonces dominaba Atenas sería la misma de nuestros días, tal vez no hubiera escrito una palabra. Lo hizo, sin embargo, a pesar de peinar canas y con un texto cansado, lleno de impurezas. El poder, el dinero, la justicia social… los temas que articulan el agón –la disputa moral que conforma el conflicto de la pieza– se nutren del debate sobre la descentralización de la riqueza, postulándose a favor de ella. El anciano comediógrafo se nos presenta bajo una suerte de inocencia juvenil, directamente proporcional al carácter utópico de su obra. Con la misma dosis de inocencia, también peinando canas, los intérpretes del Aula de Teatro de la UPUA se lanzan a defender la pieza de Aristófanes con unas interpretaciones bien orquestadas. Pascual Carbonell, el director, ha sabido colocar en el centro de este montaje el desenfado de sus veteranos actores, poniéndolo al servicio de la comedia grotesca, exagerada y soez típicamente grecolatina; un mecanismo adecuado para toda propuesta amateur. Es muy meritoria, asimismo, la cohesión del grupo: ante los inevitables –aunque puntuales– equívocos, los artistas supieron cooperar para superarlos; ante las inseguridades de unos intérpretes, aparecían las tablas que se podían intuir en otros –¿de qué compañía ha escapado la espontánea y firme Pepa Antón, tan actriz como cantante? 

Resolutivo en lo tocante a la dirección de intérpretes, Carbonell tampoco deja de solucionar problemas al concebir la puesta en escena; hasta tal punto que en algunos casos la eficacia se vuelve falta de originalidad. Hay cuatro pecados –ninguno capital– en los que ha caído este Pluto. Uno es la referencia actual, un humor chusco que entra en juego cuando el texto griego dificulta la comicidad: “El putero” sintiendo la Fiebre de sábado noche o la “Orácula” adivinando los números de la lotería son ejemplos de ello. El segundo, en esta misma línea, es el relativo a la selección musical: “Si yo fuera rico” de El violinista en el tejado y “Money, money, money” de ABBA; extraño no haber encontrado también “Money”, de Cabaret, dado que “Money” de Pink Floyd o “Moneytalks” de AC/DC no terminaban de amoldarse a esta propuesta. El tercer pecado es el de mirar por el rabillo del ojo montajes nacionales, como el Pluto protagonizado por Javier Gurruchaga, estrenado en Mérida en 2014. Nos lo dice la intuición, a falta de una comparación sistemática, atendiendo a las proclamas del coro –“Erradicar la pobreza, repartir la riqueza”, “Estamos de ladrones hasta los cojones”– y la introducción de sesgo feminista de Praxágora, protagonista de Las asambleístas, como mujer de Crémilo. También nos lo dice la obviedad: si en el folleto de mano se incorpora un texto de la directora de aquel montaje, Magüi Mira, sería pertinente citarla. Por último, la cuarta y última falla apunta hacia el vacío semántico y funcional de una escenografía bella, pero meramente decorativa. Por el contrario, el vestuario es ejemplo de flexibilidad en sus lúcidos anacronismos y su capacidad para caracterizar, de un simple vistazo, a los personajes, siempre a partir del trazo grueso de los caracteres tipificados.    

En definitiva, es admirable lo que, como colectivo, ha logrado el Aula de Teatro de la UPUA con este honesto Pluto. Buen trabajo el de Pascual Carbonell como pedagogo y director de actores no profesionales; aunque correcto y menos estimulante en las decisiones sobre la puesta en escena. No es, desde luego, lo más importante. Sí lo es que Aristófanes, de haber sabido que en el futuro tendría colegas de profesión dispuestos a seguir lanzando sus denuncias al aire, habría escrito una y mil veces esta utópica comedia. Bendita inocencia.

  

VEU Revista cultural de la Universidad de Alicante


Revista Cultural VEU
Secretariado de Promoción Cultural y Lingüística
Universidad de Alicante
Carretera San Vicente s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 9593

Fax: (+34) 96 590 3464

Twitter: https://twitter.com/culturaenlaua

Facebook: http://facebook.com/culturaenlaua

Google+: http://google.com/+Culturaenlaua

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464